Saltar al contenido

Oraciones de la mañana Para Comenzar Bien El Día

octubre 13, 2020
oraciones dela manana

Empieza la mañana con una oración de estar agradecido

Querido Dios Padre,

Gracias por despertarme hoy, otro día de vida. Me has dado otro amanecer para disfrutar.

Gracias, Señor Dios, por los maravillosos sonidos de la naturaleza y la brisa fresca que roza los árboles haciendo que los pájaros canten hermosas melodías. Eres un gran Padre, Señor, siempre lleno de gracia y misericordia. Te alabo, Padre, por permitirme vivir otro hermoso día en Tu Reino.

Gracias por el regalo de familiares y amigos. Tenerlos en mi corazón es una de las cosas más preciosas de las que nunca me cansaré. Bendice a todos, Padre, porque merecen todo el bien que me has dado. Si puedo hacer algo mal hoy, perdóname. También les agradezco por ser siempre el motivo en mi cabeza a la hora de tomar decisiones.

Te ruego, tu Hijo, Jesucristo y todos los ángeles del cielo. Amén.

Oración de la mañana para Fuerzas de la luz del día

Querido señor,

Esta luz del día, al despertar y prepararme para mi día, oro para que me des fuerzas hoy, para ser fuerte por Ti en este mundo lleno de tentaciones.

Señor, tú sabes que hay luchas por las que pasaré hoy. Oro para que estés conmigo mientras los reviso. Llévame cuando esté demasiado débil. Si caigo en la tentación, perdóname Padre. Aléjame de ellos, padre. Necesito tu fuerza para vencer estos males.

Cuando triunfo contra ellos, te alabo, Padre. Porque sin ti, no estaré donde estoy y no tendré la fuerza que tengo. Bendice a mis amados con la fuerza que me diste, Señor. Eres digno de todas las alabanzas y de todo el honor del mundo. Eres mi fuerza y ​​mi protección.

Mantenme a mí y a mi familia a salvo en todo momento, Señor, especialmente a aquellos que están en tránsito durante esta mañana.

En el nombre de Tu Hijo Jesús, oro, Amén.

Oración del sol por los que sostienen mi corazón

Querido señor,

Vi el sol brillando tan intensamente esta mañana. Me hizo recordar a mi familia y lo bendecido que soy de que me los hayas dado.

Gracias por mi padre, por aguantar cada día duro para poder mantenernos y nunca se queja. Incluso en sus días débiles, sigue siendo fuerte y trabajador. Hoy se fue a trabajar temprano esta mañana para brindarnos una buena vida aquí en la tierra.

Gracias por mi madre que nos ama incondicionalmente como María amó a Jesús. Ella nos proporcionó comida para el desayuno en la mesa, que estaba muy deliciosa.

Gracias por el regalo de hermanos, Señor. La vida sería tan aburrida sin ellos. Son mis primeros mejores amigos y mis primeros compañeros durante las charlas del desayuno.

Tienes planes realmente geniales para todos y eso incluye tener los mejores hermanos del mundo. Puede que no lo diga tan a menudo, pero los amo mucho. Bendice a nuestra familia hoy mientras vamos por caminos Separados. 

Guárdalos a salvo de todo daño y no nos dejes caer en la tentación. No hay nada más que desee más que su felicidad. Nos trae a todos de regreso a casa sanos y salvos, en el nombre de Jesús, oro. Amén.

Oración de desayuno para un largo día por delante

Querido Dios,

Te agradezco esta mañana por darme un trabajo que amo. Me ha proporcionado un ingreso estable y mucho más. Oro para que me vigilen hoy en el trabajo y que no ocurran accidentes para que todos puedan volver con sus familias sanos y salvos.

Les agradezco que mi trabajo me haya proporcionado ingresos para cubrir las necesidades de mi familia. Me has dado todo lo que necesito y más. No bastan las palabras sobre lo agradecido que estoy por los regalos que me han dado a mí y a mi familia. Me has dado un techo sobre mi cabeza e incluso un coche para llevarme al trabajo.

Oro por viajes seguros hoy y mañana del trabajo a casa. Oro para que me uses como mejor te parezca para Tu Gloria hoy y siempre. En el nombre de Jesús, oro. Amén.

Oración de la mañana para oportunidades

Querido señor,

Te ruego esta mañana que te entregue mi espíritu completamente. Úsame como quieras en todo lo que quieras.

Oro para que me des oportunidades de mostrarle a la gente lo mucho que significas para mí, tu simple sirviente. Dame discreción para saber qué decir y cómo decirlo, para honrarte, Señor. Hazme lo suficientemente valiente para que pueda proclamar la salvación con alegría y gozo. Guíame, Señor, a alejarme de la ansiedad mientras aprendo cómo debo defenderme.

 Oro para que las semillas que me has dado y plantado crezcan y maduren hasta convertirse en los árboles fuertes que deberían ser.

Siempre estaré agradecido por la cruz en la que tu Hijo Jesús murió por nosotros. Rezo para poder proclamarlo hoy de una manera contagiosa. Señor, enséñame esta mañana a ser valiente para aprovechar las oportunidades que se me presenten. Amén.

Oración para una mañana feliz

Mi querido padre

Oro para permanecer enfocado en Ti hoy incluso después de esta mañana. Eres más que suficiente para sostenerme. Oro para que me recuerdes constantemente que debo estar satisfecho con todo lo que tengo y cada circunstancia en la que estoy. Oro para que me llenes de alegría incluso si estoy cansado.

Enséñame a humillarme y a Prosperar. Enséñame a aprender el secreto de enfrentar la abundancia y el hambre, la abundancia y la necesidad. Tú eres el único que puede saciar mi sed y mi hambre cuando abres Tus Manos. 

Le das poder a los débiles. Mi alma se aferra a ti como tu diestra me sostiene. Sé que a través de mi contentamiento, querido Señor, serás glorificado.

Quiero honrarte en todo lo que hago. Creo que puedo hacer todo cuando estás conmigo, Señor. Alabo tu santo nombre. Amén.

Oración de la mañana: Solo por este dia

Querido Padre Celestial,

Te doy gracias este día. Te agradezco por haber podido estar despierto nuevamente, para ver y escuchar la mañana. Soy bendecido porque eres un Padre que perdona y comprensivo en eso.

Has hecho cosas maravillosas por mí y por mis seres queridos, pero aún continúas bendiciéndome con mucho más. Por favor, perdóname todos los días por algunas cosas que pude haber hecho, dicho o pensado. Puede que eso no te haya complacido y ahora te pido perdón.

Por favor, manténganos a mí ya mis seres queridos de todo peligro y daño. Ayúdame a comenzar este día con una actitud nueva, agradable y llena de gratitud. Permíteme hacer lo mejor de cada día para aclarar mi mente y poder escuchar Tu amorosa voz. 

Por favor, amplíe mi mente para que pueda aceptar todas las cosas sin juzgar. No me dejes quejarme ni quejarme por cosas sobre las que no tengo control. Y cuando el mundo se me cierre, déjame recordar el ejemplo de Jesús, para escabullirme y encontrar un lugar tranquilo para orar. Continúa usándome para hacer tu voluntad.

Amén.

Una oración de buenos días para mi hermana

Esta hermosa mañana,
oro por ti, hermana mía, para
que conozcas la confianza
de saber que Jesús dio Su vida,
su amor para que lo demuestres.

Esta hermosa mañana,
oro por ti, mi primer mejor amigo,
todos y cada uno de los días, para
que Dios te dé sabiduría a
medida que avanzas en tu camino.

Esta hermosa mañana,
oro para que Dios te consuele,
te dé fuerza y ​​valor
al atravesar los valles de la vida.

Esta hermosa mañana,
oro por ti, mi amor,
para mostrarle a los perdidos que te preocupas.
Hábleles del amor de su Salvador
para que se den cuenta
de lo que hizo para salvarnos de nuestros pecados.

Esta hermosa mañana,
oro por ti, mi hermana,
y agradezco al Señor cada día
por darme una hermana
tan especial como tú.
No solo eres mi hermana
sino también la mejor amiga

Esta hermosa mañana,
les pido a todos los ángeles de Dios
que los protejan
donde sea que estén ahora
y estén con ustedes incluso en casa. Amén.

Oración: Un momento tranquilo por la mañana

Querido señor,

Nos has levantado de nuestra cama y de nuestro sueño. Ilumina nuestro corazón y nuestra mente, abre nuestros labios para que podamos alabarte, Santo Padre.

Jesucristo, que la luz de tu rostro venga a nosotros, tus discípulos, para que contemplemos la luz inaccesible. Guíanos mientras caminamos hacia el cumplimiento de los mandamientos.

 

Señor Dios, que más ama a la humanidad, te pido que me ayudes en todo momento y en todo. Líbrame de todas las cosas malas y llévame a tu Reino eterno.

Porque eres mi Creador, Proveedor y Dador de todo lo bueno. Te alabo, Padre, que obra con grandeza y hechos misteriosos por todos nosotros. Te agradezco por no destruirnos a causa de nuestros pecados. 

Concédeme, oh Señor, que tenga paz mental al comienzo de mi día. Te ofrezco todo mi arduo trabajo y perseverancia como has perseverado por nosotros.

En el nombre de Jesús, oro. Amén.

Cante y regocíjese durante las mañanas con estas sencillas oraciones, y Dios le dará fuerza, calma y vigor al comenzar el día.

Siembra tu semilla por la mañana, y por la tarde no dejes que tus manos estén ociosas, porque no sabes cuál tendrá éxito, si esto o aquello, o si ambos lo harán igualmente bien. Eclesiastés 11: 6