Saltar al contenido

Oración de la mañana al levantarse

octubre 13, 2020
oracion al levantarse

Padre Celestial, te alabamos y te damos gracias por este día. Te damos gracias por poder ver y escuchar esta mañana. Somos bendecidos porque eres un Dios perdonador y un Dios comprensivo.

Has hecho tanto por nosotros y sigues bendiciéndonos. Sobre todo, te agradecemos por nuestro dulce Salvador, el Señor Jesús, nuestra Roca y Redentor.

Fuimos lavados de nuestro pecado y llevados a la vida eterna en Tu reino a través de la muerte, sepultura y resurrección de Tu hijo, Jesús.

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Isaías 53: 5 Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones, molido por nuestras iniquidades, el castigo que nos trajo la paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos curados.

Señor Jesucristo, te agradecemos mucho por tu gran sacrificio y por soportar todo dolor y vergüenza por nuestras iniquidades.

Te damos gracias por tu amor y gracia ofrecidos en la cruz. Te damos gracias por traernos a la reconciliación con el Padre y a la gracia eterna y la esperanza de salvación.

Isaías 41:13 Porque yo soy el Señor tu Dios, que te agarro de la mano derecha y te dice: No temas, yo te ayudaré.

Empieza el día con perdón

Señor, perdónanos en este día por todo lo que hemos hecho, dicho o pensado que no te agradó. Manténganos a salvo de todo peligro y daño.

Oramos para comenzar este día con una nueva actitud y mucha gratitud. Hagamos lo mejor de todos y cada uno de los días para aclarar nuestra mente para que podamos escucharlo. Por favor, amplíe nuestra mente de que podemos aceptar todas las cosas.

Filipenses 4: 6 No se preocupen por nada, pero en cada situación, con oración y petición, con acción de gracias, presenten sus peticiones a Dios.

No nos quejemos y lloriqueamos por cosas sobre las que no tenemos control. Sigamos viendo el pecado a través de los ojos de Dios y reconozcamos que es malo.

Y cuando pecamos, arrepintámonos y confesemos con nuestra boca nuestra maldad y recibamos el perdón de Dios. Ayúdanos Señor a no juzgar a los demás, ni a hablar una mala palabra.

Orando por bendiciones

Continúe bendiciéndonos para que podamos ser una bendición para los demás. Mantennos fuertes para que podamos ayudar a los débiles y rechazados. Mantennos animados para que podamos tener palabras de aliento para otros.

Bendice a los que están perdidos y no pueden encontrar su camino. Consuele a los mal juzgados e incomprendidos. Sana a los heridos y abusados. Ayúdanos a ser una luz de esperanza en su oscuridad.

Mateo 14:23 Después de despedirlos, subió solo a la ladera de una montaña para orar. Cuando llegó la noche, estaba allí solo.

Buscando tiempo de tranquilidad

Señor Jesús, oramos cuando este mundo se cierra sobre nosotros, recordemos Tu ejemplo: escabullirnos y encontrar un lugar tranquilo para orar.

Sabemos que es la mejor respuesta cuando nos empujan más allá de nuestros límites. Sabemos que cuando no podemos orar, escuchas nuestro corazón. Continúa usándonos para hacer Tu voluntad, Señor, y sigue Tu camino.

Filipenses 2: 10-11 Para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua reconozca que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Oramos por aquellos que no te conocen íntimamente. Oramos por los que no creen.

Que seamos testigos vivos de tu amor, gozo y paz. Y en nuestro ejemplo, sea glorificado tu bendito nombre junto con el Padre que está en los cielos.

Salmos 118: 14 – 16 El SEÑOR es mi fuerza y ​​mi cántico, él ha sido mi salvación. Gritos de alegría y victoria resuenan en las tiendas de los justos: “¡La diestra de Jehová ha hecho maravillas! La diestra del SEÑOR está en alto; ¡La diestra del SEÑOR ha hecho maravillas!

Orando por la paz en el hogar

Creemos que Tu Señor cambia a la gente y cambia las cosas. Oramos por todos nuestros familiares, parientes, amigos y hermanos y hermanas en Tu nombre.

Señor, bendícelos con paz, amor y gozo en sus hogares. Sáquelos de la deuda y satisfaga todas sus necesidades. Sana a los quebrantados de corazón y a los enfermos físicos de sus enfermedades.

Bendice a aquellos que luchan por un trabajo y un sustento. Oramos por mejores relaciones entre las personas y una atmósfera de amor en todos los casos.

Señor, que todo ojo que lea esto sepa que no hay problema, circunstancia o situación mayor que nuestro Dios. Cada batalla está en Tus manos para que la pelees.

Oramos para que estas palabras sean recibidas en el corazón de todo ojo que las ve y de toda boca que las confiesa voluntariamente.

Gracias Señor porque no nos dejas solos, siempre estás con nosotros, incluso hasta el fin del mundo …

Gracias porque algún día vendrás de nuevo y esperamos tu regreso Señor Jesucristo con la esperanza de tu gracia y salvación, ¡AMÉN!